miércoles, 29 de abril de 2009

Cómo no conocí a la mujer de mi vida


-Buen libro.
-¿Cómo?
-Buen libro, digo, ese que estás leyendo.
-¿Sí? ¿Tú crees?
-Hombre, al menos está interesante. Te da que pensar.
-Pues, si te digo la verdad, a mí me está pareciendo una mierda.
-¿Ah, sí? Vaya.
-Psí.
-En realidad sí que es una mierda. Tan sólo lo he dicho por intentar entablar una conversación contigo.
-¿Ah, sí?
-Sí. No sé si te habrás fijado en mí, pero yo sí que me he fijado en ti. Te veo a menudo en esta línea, siempre sentada, leyendo, y la verdad es que hacía tiempo que tenía ganas de hablar contigo.
-Pues has elegido una curiosa manera de hacerlo.
-Sí, supongo que sí, pero no sé, igual si te digo de primeras que el libro me parece una mierda, te hubieras ofendido y hubieras pasado de mí.
-Ya. Pues, ¿sabes una cosa? Lo cierto es que el libro me estaba gustando, lo he dicho sólo para probarte.
-¡Ups!
-Sí. Yo también me había fijado en ti. Te vi hace poco leyendo este libro y pensé que podía ser una buena manera de llamar tu atención.
-Vaya.
-Pero ya veo que eres uno de esos a los que no les importa mentir a una tía con tal de ligársela.
-Eh, oye, que yo no te he mentido. No te dije que el libro fuese la leche, sólo que era interesante.
-Has dicho que era una mierda.
-Hombre, muy bueno no es, pero es interesante. Al menos engancha.
-O sea que no es una mierda.
-No, a ver… una mierda no es. O sea, no es “El Quijote”, pero tampoco es una mierda.
-¿Entonces en qué quedamos? ¿Es bueno o no es bueno?
-Pues, a su manera sí es bueno. Quiero decir, que engancha, que te intriga.
-Entonces es bueno.
-Sí, a su manera es bueno.
-O sea, que no es una mierda.
-No, no es una mierda.
-Pues a mí me parece una mierda.
-Perdona, creo que me he perdido.
-Te estaba poniendo a prueba otra vez. El libro es una auténtica bazofia. Tan sólo quería saber tu opinión de verdad.
-La verdad es que no sé que decir a eso.
-A lo mejor es que no hay nada más que decir.
-A lo mejor.
-Esta es mi parada. Tengo que irme.
-Vale, adiós.
-Adiós.

-Buen libro.
-¿Perdona?
-Buen libro, digo, ese que estás leyendo.

6 comentarios:

Sinuosa dijo...

Buen truco para ligar, ein?, jejej

Me gustan los diálogos, de siempre, y éstos son muy frescos, muy ágiles. Me gustó.

Arcángel Mirón dijo...

Consejo: seguí intentando.
Alguna vez dará resultado.

Sea o no sea la mujer de tu vida.

:)

Sr. Miyagi dijo...

Sin alusiones personales, señoritas, por favor. El Señor Miyagi, que tiene la honestidad por bandera, jamás hubiera actuado así. Por otra parte, él tiene sus propias y rastreras artimañas. (;))

Calen dijo...

¡El señor Miyagi tiene artimañas que funcionan mejor que ésta!

Alma dijo...

Dicen que para conocer a alguien hay que ser uno mismo y confunden eso con decir la verdad, ser uno mismo consiste en decir lo que sea para conocer a la mujer o al hombre de nuestras vidas.

Saludos, estupendo texto, ágil y fresco

Delfín Beccar Varela dijo...

Excelente relato. Me ha gustado mucho, muy realista, me situado perfectamente en la situación que planteas...
Qué mujer complicada eh...

Te dejo un saludo, no conocía tu blog, muy interesante (que querré decir con esto)